Compartir
Ter Stegen salva al Barcelona contra el Girona

Ter Stegen salva al Barcelona contra el Girona

Pudo sobrevivir el Barcelona a un partido incómodo, muy mal jugado por momentos, disputado al límite frente a un encomiable Girona y, durante un buen rato, bajo una intensa lluvia que se fundía con los rayos del sol. Cuanto más se acerca uno a la luz de Leo Messi más profundas son las sombras que se dibujan a su espalda.

Las paradas de Ter Stegen taparon el caos, ‘modus vivendi’ cada vez que a Arturo Vidal le encargan el gobierno. Tuvo que ser Semedo, que marcó su primer gol con la camiseta del Barcelona, quien cazara un balón muerto en el área para otorgar la ventaja. Valverde respiró, pero con muy mala cara, después de que los suyos jugaran 40 minutos en superioridad gracias a la fronteriza segunda amarilla de Bernardo. Y con el alivio de que el árbitro -con la connivencia del VAR- considerara que el estirón de camiseta de Alba a Stuani en el área no merecía castigo alguno.Estaría bien saber qué hubieran pensado los espectadores estadounidenses ante un espectáculo tan contradictorio.

Por la autopista Ronald Reagan, que es la que lleva al Hard Rock Stadium de Miami, esa gran mole de cemento y luces de neón, han ido pasando esta semana los tráilers que llevan el material para montar la pista central de tenis para el Masters del mes de marzo. La carretera que lleva al estadio del Girona no tiene nombre de mandatario de Guerra Fría, se llama simplemente Montilivi. Fue la que enfiló Quim Torra, presidente de la Generalitat. Tampoco hay un casino cargado de tragaperras, como ocurre junto a la casa de los Dolphins de la NFL. Bordeando la Universitat de Girona y las mesas de cámping en las que los hinchas estaban comiendo ‘calçots’ y bocatas de butifarra, se alcanza un campo pequeñito y repleto para recibir al Barcelona. De uñas.Un escenario que Javier Tebas y los miembros de su cuadrilla trataron sin éxito de borrar del calendario para exportar el ‘show’ a Florida. Ya se sabe. Esto no va de fútbol moderno. Simplemente, el alma de este deporte les importa un comino siempre y cuando haya quien pase por caja. Sea en Miami, en Tánger o en Arabia Saudí. No es fútbol internacional, es fútbol multinacional. El vagar de CoutinhoEntre sus productos más preciados, el Barcelona cuenta con Coutinho, el fichaje más caro de su historia.

El brasileño, sin embargo, continúa vagando como alma en pena por el césped. Y eso que Messi le ofreció la redención con una asistencia que lo dejaba solo ante el portero. Bono se impuso sin demasiadas dificultades. Ya en el añadido, Coutinho desperdició otra clarísima ocasión.El Barcelona no supo vivir de rentas después de que Semedo aprovechara la primera aproximación de los visitantes. Pagó el Girona su escasa contundencia a la hora de rechazar el balón y la mala pata, qué cosas, de Arturo Vidal, cuyo mal control permitió a Semedo el disparo franco y seco. Y con la zurda.El Girona, visto que al Barcelona se la traía sin cuidado la pelota y que volvía a apetecerle que el partido se abriera como si llevara el garrote de Moisés en la mano, se fue a por el meta azulgrana. Su plan pasaba por el bombardeo puro y duro. Por algo es el equipo de la Liga que más goles marca de cabeza. Lo probaron los centrales Alcalá y Bernardo. Este último se quedó sin premio por culpa del pecho de Ter Stegen. Aunque también por bajo lo intentaron los gerundenses.

El meta llegó a frustrar a uno de los mejores rematadores del mundo, Stuani. Hasta tres duelos le ganó Ter Stegen al uruguayo en pleno acoso de los hombres de Eusebio, que no se arrugaron por la expulsión de Bernardo, y que sólo hincaron la rodilla ante Messi.El Barça, que evidenció en el crepúsculo la buenaventura de Bono, reafirmó el liderato. Pero también su gusto por la ruleta rusa.