Compartir
Los beneficios de una visita al quiropráctico

Los beneficios de una visita al quiropráctico

La quiropráctica es una disciplina que busca mejorar la salud haciendo ajustes manuales para devolver las vértebras a su posición normal, recuperando así el funcionamiento correcto de la columna vertebral y los nervios que transcurren por ella.

Se trata de un tratamiento alternativo, natural, sin uso de drogas o terapias, detalla el doctor Edwin Cordero, presidente del Colegio Sherman de Quiropráctica, una universidad especializada en la enseñanza de esa práctica.

Contrario a la creencia de que la quiropráctica es un tratamiento para curar dolores de espalda, cabeza, cuello o cintura, aclara el doctor Cordero, “la quiropráctica no tiene nada que ver con eso. La quiropráctica tiene que ver con aumentar la capacidad del ser humano de poder funcionar mejor. Mejor salud, mejor posibilidad de dormir, mejor actitud, trabajar mejor”.

Dicho de otra manera, el quiropráctico lo que hace es “localizar, analizar, corregir las vértebras, alinearlas en su lugar” con varias técnicas, para así “restaurar la capacidad innata de sanar y funcionar correctamente del cuerpo humano”.

El doctor comenta que, incluso desde el parto, cuando se acomoda el bebé para extraerlo, ya se producen las primeras interferencias en la columna. Luego, a lo largo de la vida, golpes y movimientos bruscos pueden provocar más interferencias o empeorar las que ya existían. Cordero aclara que si bien la quiropráctica no puede garantizar alivio inmediato para cada condición, “vas a ver unos resultados, a consecuencia de que el cuerpo está funcionando a un alto rendimiento”.

“Hay casos que el problema está tan avanzado que necesita medicamentos o una terapia o una cirugía. Pero si podemos atender el problema de manera temprana, corregirlo y darle mantenimiento, el paciente ve los resultados”, insiste Cordero.