Compartir
Libérate del estrés al natural

Libérate del estrés al natural

En estos tiempos, ¿quién no vive estresado? La presión del trabajo, los compromisos familiares, las responsabilidades económicas, los percances, el manejo del tiempo, las dificultades en las relaciones interpersonales. Prácticamente nos exponemos al estrés en cada esquina, a cada minuto.

El estrés es una reacción automática del organismo ante una situación que se interpreta como amenazante o peligrosa. Vivimos bajo tantos factores que generan estrés que es importante aprender a vivir con esas realidades, poder entender cuando se están acumulando estas energías negativas en nuestro cuerpo y aprender a deshacerse de ellas sin que nos hagan daño.

“Cuando la persona se expone a alguna situación que considera estresante y no logra manejarla adecuadamente puede experimentar unas reacciones físicas como dificultad para conciliar el sueño, dolor de cabeza, dolores en hombros y espalda o leve dolor general. También puede presentarse fatiga, malestar estomacal, dificultad para respirar, aceleración de los latidos del corazón, entre otros”, explicó Emily Otero, psicóloga clínica.

A su vez, la doctora expuso que el impacto del estrés a nivel emocional puede generar angustia, ansiedad, tensión aflicción, impotencia, incapacidad para tomar decisiones, inseguridad, tristeza, miedo, enfado y, en casos extremos, puede conducir a condiciones emocionales de cuidado.

“La ansiedad se puede convertir en una psicopatología cuando los síntomas incrementan en intensidad, frecuencia y duración. En algunos casos, la persona puede experimentar ataques de pánico y podrían llegar a padecer de depresión”, sostuvo la especialista, quien recomendó a las personas que sufren de estrés a buscar ayuda “cuando los síntomas físicos y emocionales han incrementado y le resulte difícil encontrar soluciones o tomar decisiones para manejar las situaciones estresantes”.

Aprende a manejar el estrés

Por su parte, la psicóloga clínica Ada Rosabal establece que vivimos como en “una guerra continua, donde siempre estamos esperando lo peor. Esto se convierte en una condición negativa a la salud tanto a nivel emocional como también a nivel físico, psicológico y espiritual”.

Según Rosabal, para poder aprender a manejar el estrés es primordial encontrar su origen. ¿Qué nos provoca ese estado?

“Lo primero que es importante explorar es si es un estrés situacional o si se ha convertido en un estilo de vida crónico. Si es por situaciones, hay que explorar qué me provocan este estado alterado de nervios. Todos tenemos recursos para enfrentar situaciones difíciles, la dificultad estriba en que ese estrés agudo o crónico inhabilita la capacidad que tenemos de activar esos recursos para que hagan su trabajo. Esto se debe al exceso de actividades”, explicó la psicóloga clínica.

“Es importante calmar esa sobrecarga emocional que provoca el estrés, activando la parte lógica. ¿Cómo se activa? Haciéndonos preguntas. ¿Qué me pasa? ¿Dónde en mi cuerpo estoy sintiendo esto? ¿Qué me lo está provocando? Eso es obligar a la parte derecha del cerebro, la racional, a autoenfocarse”, detalló Rosabal.

Entonces, la especialista sugiere buscar un lugar donde te sientas cómodo para comenzar tu proceso de enfoque. Debe haber silencio y, si es posible, puedes estar en contacto con la naturaleza o, al menos, con vista al cielo.

“Una vez estás ahí, respiras hondo y tratas de enfocar en el ambiente. Piensas ‘estoy vivo, saludable y lo demás son situaciones’. Das dos o tres respiraciones profundas y entonces te preguntas, ¿qué me pasa? ¿Qué me está provocando esto? Ahí localizas dónde está el meollo. Explora todos los aspectos de los estresores: ‘son mi hijos, están en adolescencia, me preocupan que están experimentando, siento que no están siendo maduros’. Mientras estés suprimiendo información, esta sigue allá adentro y te está pujando como diciéndote ‘atiéndeme, esto es peligro para ti’”, expuso la doctora.

Otro paso importante en este proceso es entender qué te hace sentir eso que te estresa. Si es miedo, enojo, coraje, preocupación, angustia y luego viene la parte de buscar soluciones y hacer un plan.

“Entonces piensas, ¿qué quieres hacer con esto? ¿Cuáles son tus opciones? Cuando ya tienes el plan de qué vas a hacer, automáticamente el sistema entiende que pasó el peligro y que la persona está a cargo, que estás haciendo lo que tienes que hacer”, aseguró la psicóloga, quien invita a las personas a conectarse con ella todos los miércoles a las 6:30 p.m. a través de sus Facebook Live, acceder a centrogaviotaonline.com o llamar al 787250-9701.