Compartir
La empresa de China que controla «todos los movimientos» de 2,5 millones de personas

La empresa de China que controla «todos los movimientos» de 2,5 millones de personas

Un investigador holandés en seguridad informática descubrió cómo una empresa china almacenaba datos detallados de más de 2,5 millones de personas en el país asiático, según reveló él mismo por Twitter y contó posteriormente al servicio chino de la BBC.

Se trata de la empresa SenseNets, creada en 2015 y especializada en inteligencia artificial.

Entre sus clientes o socios, se encuentra la policía de diferentes provincias o ciudades de China, según se precisa en su página web.

Victor Gevers, quien descubrió la fuga de datos de la firma y se define a sí mismo como «hacker» en Twitter, explicó a la BBC que cualquiera pudo acceder a esa información durante meses, desde julio de 2018.

También dijo que gran parte de los datos de SenseNets se registraron en la región autónoma de Xinjiang (también denominada Sinkiang), y parte de la información corresponde a ciudadanos de etnia uigur y otras minorías musulmanas que habitan en esta zona del oeste de China.

Xinjiang está en el punto de mira internacional después de que organizaciones de derechos humanos e incluso expertos de la ONU denunciaran el internamiento masivo de uigures y otros ciudadanos musulmanes en «campos de adoctrinamiento».

Pekín, por su parte, defiende los controles impuestos en la zona y la creación de «centros educativos» en aras de acabar con el «terrorismo» y el «extremismo religioso».

China asegura que Xinjiang está bajo amenaza de militantes islamistas y separatistas que planean ataques e incentivan las tensiones entre la minoría uigur musulmana y la etnia han, mayoritaria en el país y predominante en el gobierno.

El «hallazgo»
Gevers, quien trabaja para la organización sin ánimo de lucro GDI Foundation, publicó su «hallazgo» la semana pasada a través de una serie de comentarios en Twitter.

El especialista alertó sobre el error de protección de datos de la compañía y detalló que cualquier persona podía acceder a la información personal de las más de 2,56 millones de personas que aparecían en esa base y que contenía desde sus números de identificación personal hasta sus empleos o fotografías de reconocimiento facial.

Una muestra de los nombres recogidos por Gevers de la base de datos son nombres comúnmente utilizados por ciudadanos de etnia uigur musulmanes, según comprobó el servicio chino de la BBC.

No obstante, este medio no pudo identificar de manera independiente la veracidad de esos datos.