Compartir
Jordi Alba: “Me da igual tener competencia”

Jordi Alba: “Me da igual tener competencia”

No hay quien mueva a Jordi Alba del lateral izquierdo del Barcelona. A sus 29 años (cumplirá 30 el 21 de marzo), es el jugador que más minutos ha disputado en LaLiga en lo que va de campaña (3.207), tras Piqué (3.240) y Ter Stegen (3.240). No sorprende la situación del alemán, ya se sabe de antemano que la portería es suya en LaLiga. Piqué, en cambio, tuvo que hacer horas extras tras la lesión de Umtiti. Era arriesgado para el cuerpo técnico sacar al 3 del once con Lenglet y Murillo en proceso de adaptación, y Vermaelen siempre más cerca de la enfermería que del campo. El el caso de Alba, sin embargo, todo es diferente. Desde que el Barcelona priorizó la economía y traspasó a Lucas Digne al Everton, el lateral catalán se quedó sin competencia.

El canterano Juan Miranda, su relevo, ha titubeado cada vez que Valverde le dio minutos y su fútbol ha perdido fuerza también en el filial. Ha participado en 16 (15 de titular) de los 28 partidos del Barcelona B en Segunda B. García Pimienta, entrenador del segundo equipo azulgrana, lo ha sentado siete veces en el banquillo. “Sinceramente me da igual tener competencia”, subrayó Alba, el día de su renovación con el Barcelona hasta 2024. “Sé que si estoy en mi nivel, tengo muchas opciones de jugar. Aquí nadie me ha regalado nada. No es fácil jugar en el Barça, no solo en mi posición”, añadió. El club, en cualquier caso, confía en encontrar un lateral izquierdo en el próximo mercado.

Desde que llegó al Barcelona en la temporada 2012-2013, coincidió una campaña con Abidal (jugó cinco partidos), cuatro con Adriano (88) y dos con Digne (46). Le cedió también, ocasionalmente, el ala izquierda de la defensa azulgrana a Mathieu, Vermaelen y hasta a Sergi Roberto. “Me siento igual de importante si tengo o no tengo competencia. Trabajo igual cuando para algunos no tengo competencia como cuando para algunos la tengo”, sentenció Alba. Llegó a La Masia con ocho años, pero tuve que dejar la cantera azulgrana porque en el club no confiaban en su evolución física. Pasó por el Cornellà y el Valencia, y volvió al Barça tras coronarse en la Eurocopa de 2012 con España.

“Mi ilusión siempre ha sido jugar en este club. Cuando estuve en el Valencia, les dije a mis agentes que la primera opción para salir era el Barcelona. Me conozco esto desde los ocho años, sé lo que es jugar fuera, sé lo difícil que es todo esto”, apuntó el lateral. Esta campaña es el segundo máximo asistente del Barça (12), después de Leo Messi (18). “Estoy en un nivel de juego muy alto y eso ha sido gracias a la confianza del club, del entrenador y de mis compañeros”, explicó Alba. Una sintonía con el grupo, simbolizada en su conexión con Messi. El 18 le ha cedido 20 asistencias al argentino. “Es fácil conectar con los mejores”, concluyó Alba, que tendrá una cláusula de rescisión de 500 millones de euros.