Compartir
Hookah: Igual de dañino que el cigarillo

Hookah: Igual de dañino que el cigarillo

El auge en la utilización de la “hookah”-conocida también como pipa de agua- puede que sea producto de una conducta social de un nicho específico, mero “entretenimiento” o el deseo de los fumadores de explorar nuevas vertientes, pero esta modalidad de fumar tabaco no resulta en nada beneficiosa y es tan nociva para la salud como los métodos tradicionales.

A la hookah también se le llama “cachimba”, “bong”, “narguile” o “shisha” y es un instrumento que proviene del Medio Oriente, pero ha ganado cierta popularidad en Europa y América en los últimos años.

“Ha cogido un poco de auge en ciertos lugares porque es un mecanismo diferente para fumar tabaco. También lo utilizan para consumo de la marihuana ilegalmente y lo mezclan con otras sustancias también. Lo que hace es quemar el contenido vegetal, pero fue diseñado para utilizarlo con el tabaco”, explicó Antonio Cases, director de la División de Salud Oral y control de Tabaco del Departamento de Salud.

Según Cases, la idea de que esta pipa de agua es una alternativa para reducir el riesgo de fumar tabaco es errónea, ya que la quema del tabaco sigue siendo el mecanismo que utiliza el instrumento.

“No es una alternativa para dejar de fumar porque lo estas quemando (el tabaco) y absorbiéndolo. Se trata de disfrazar que el agua que está abajo filtra pero realmente no lo hace”, expuso el director, quien destacó los riesgos a los que una persona fumadora se expone al utilizar este y otros métodos conocidos.

“Básicamente son los mismos riesgos que los de un cigarrillo convencional porque estás absorbiendo el humo, los químicos, la nicotina que es el ingrediente que lo hace adictivo. Entonces, ya no solo es un riesgo para la salud en cuanto a enfermedades crónicas, enfermedades pulmonares, distintos cáncer y desarrollo de diabetes, sino que también entra en el riesgo de la adicción. Al entrar en adición entra en factor psicológico”, sostuvo el experto.

Del mismo modo, Cases sostiene que no hay un método menos peligroso que el otro a la hora de fumar porque el hábito de fumar en todas sus vertientes implica riesgos nocivos para la salud. A su vez aclaró los riesgos de optar por los también populares cigarrillos electrónicos.

“El cigarillo electrónico es un producto nuevo y no se han hecho estudios para ver las consecuencias a largo plazo. Pero, sí se ha probado que hay componente químicos en el vapor y que muchos de esos componentes penetran más adentro de los pulmones que con el cigarrillo convencional. También entra el factor del humo de segunda mano, pues aunque se ve que lo que expide es un vapor que se deshace en el aire, las partículas que no vemos también son componentes perjudiciales para la salud”, aseguró.

“El último informe del cirujano general estableció que 29 enfermedades crónicas son relacionadas al acto de fumar”, dijo Cases.