Compartir
El Barça sigue de pie sin Messi

El Barça sigue de pie sin Messi

Hace tiempo que se sabe que a Gerard Piqué le haría ilusión ser el presidente del Barça cuando cuelgue las botas o un tiempo después. Al menos, dos años más tarde de su retiro porque es la fecha mínima que imponen los estatutos del Barça, toda vez que ningún socio puede presentar su candidatura si ha tenido un vínculo profesional con el club durante ese periodo. “Pero si se retira Messi también, tendré que esperar un poco…”, suelta a sus allegados, medio en serio medio en broma. Más que nada porque es lógico que una entidad entre en una pequeña depresión cuando se marcha la figura como le ocurre, sin ir más lejos, al Madrid tras el adiós de Cristiano. Circunstancia a la que, ahora que Messi ha sufrido una rotura del radio del brazo derecho, se ha rebelado la plantilla con triunfos ante el Sevilla, Madrid, Rayo, Inter, además de un empate, también ante el Inter.

Leo como amenaza. En 2005, Ronaldo Nazario estaba mermado físicamente pero decidió, con la aquiescencia del entonces técnico del Madrid, Luxemburgo, salir de inicio. “No estaba en las mejores condiciones para jugar, pero lo hice porque mi presencia podía intimidar a su defensa”, reconoció Ronaldo después, por más que su equipo cayera por 0 a 3 en el Bernabéu. Algo similar pretendió el Barça antes del encuentro ante el Inter en San Siro, pues el jugador tenía claro que no iba a arriesgar en un duelo tan intenso. “Veremos después del entrenamiento”, señalaba con picardía Valverde el día antes del partido. Y la reacción de Spalletti no se hizo esperar: “Mejor que no juegue. Puedes hablar todo lo que quieras… Pero cuando lo miras, puedes ver lo tranquilo y confiado que está al entrar al campo. Lo lleva escrito en sus ojos”.