Compartir
Dieta baja en calorías que «simula el ayuno» alivia problemas estomacales

Dieta baja en calorías que «simula el ayuno» alivia problemas estomacales

Una dieta que «simula» el ayuno, combinada con el consumo balanceado de alimentos, puede ser muy beneficiosa para las personas que sufren de problemas estomacales al reducir la inflamación intestinal y aumentar la producción de células madres, mostró un estudio publicado este martes.

La investigación realizada por la Universidad del Sur de California (USC) y evaluada en pacientes es la primera que utiliza recomendaciones sobre ingesta de alimentos equivalentes a ayunos periódicos, señala el informe.

El régimen alimenticio basado en bajas calorías y que «imita el ayuno» mostró ser efectivo para reducir la Enfermedad Inflamatoria Intestinal (IBD) y aumentó la producción de células madres al incrementar los microrganismos intestinales.

«El estudio por primera vez combina dos mundos de investigación», afirmó hoy Valter Longo, autor del reporte y director del Instituto de Longevidad de inicial Escuela de Gerontología Leonard Davis de USC.

Según señaló Longo, el primer aspecto se refiere a lo que se «debe comer cada día», en lo que coincidió con otros estudios que recomiendan «una dieta rica en vegetales, nueces y aceite de oliva».

El otro aspecto es «el ayuno y sus efectos en la inflamación, la regeneración y el envejecimiento», dijo el autor del estudio publicado hoy en Cell Reports.

Al combinar estos dos aspectos y utilizar una dieta baja en calorías que simula el ayuno, los autores pudieron reducir la inflamación y las patologías asociadas con las enfermedades intestinales.

El consumir entre 750 y 1,100 calorías diarias durante un período de cuatro o cinco días con una proporción específica de proteínas grasas y carbohidratos ayuda al organismo a reducir los riesgos de muchas enfermedades graves, explicó Longo.

La investigación aplicó una dieta de cuatro días a ratones de laboratorio, que redujo al 50% el consumo habitual de calorías durante el primer día y al 10 % durante los otros tres días.

El aplicar dos ciclos de esta «imitación de ayuno» combinados con una dieta normal balanceada trajo como resultado el alivio de muchas de las patologías y síntomas asociadas con IBD y la desaparición de otras, indica el reporte.

Los resultados mostraron igualmente una mejora en la producción de microrganismos intestinales muy efectiva para combatir la inflamación intestinal, que no se logró con el simple ayuno a base de agua.

«Sabemos que la dieta que imita el ayuno es más fácil que el ayuno con sólo agua pero la gran sorpresa de este estudio es que la dieta (que imita el ayuno) trae más beneficios que el consumir sólo agua», concluyó el investigador.