Compartir
“AlphaZero nos supera de manera profunda”: la computadora que genera su propio conocimiento y juega como un “superhumano”

“AlphaZero nos supera de manera profunda”: la computadora que genera su propio conocimiento y juega como un “superhumano”

Hace tiempo que para las máquinas dejó de ser un reto superar a los humanos. En muchos aspectos, los robots han demostrado ser “más duros, mejores, más rápidos, más fuertes”, como dice la canción de Daft Punk.

Ahora, su desafío es ser más elegantes, o por lo menos eso es lo que deja entrever la computadora AlphaZero, una de los desarrollos más recientes de DeepMind, la empresa de Google dedicada a la inteligencia artificial.

Hace un año AlphaZero venció de manera contundente a otras máquinas entrenadas para jugar ajedrez; shogi, conocido como el ajedrez japónes; y go, uno de los juegos de tablero más complejos que existen.

Magnus Carlsen, campeón mundial de ajedrez: quién es el noruego que puso de moda este deporte
Ahora, un año después los creadores de AlphaZero revelan las claves de cómo la máquina aplastó a sus contrincantes, jugando a un nivel “superhumano”, según sus creadores.

“AlphaZero aprendió a jugar tres juegos retadores a los niveles más altos que se hayan visto”, escribió en la revista Science Murray Campbell, investigador de IBM.

No es necesario mencionar que venció a los humanos, pues esa barrera se superó hace 20 años, cuando la computadora Deep Blue venció a Garry Kasparov, quizás el mejor ajedrecista de todos los tiempos.

Lo que podemos aprender de los prodigios femeninos del ajedrez, un deporte dominado por los hombres
Pero las máquinas, aunque más poderosas, hasta ahora no logran emular características humanas como el instinto o la imaginación.

“Así como los aviones no baten sus alas como los pájaros, las máquinas no generan movimientos de ajedrez como los humanos”, escribió Kasparov en un reciente artículo en Science.

Pero eso parece estar cambiando con la llegada de AlphaZero.

Autodidacta
Al ajedrecista armenio Tigran Petrosian, quien fuera campeón del mundo, se le atribuye la frase: “el mejor entrenador de ajedrez es uno mismo”.

Y eso fue justo lo que hizo AlphaZero.